Tratamiento del agua para
resultados perfectos en lavavajillas
Vajilla limpia, cubertería brillante
y cristalería deslumbrante
para resultados inmaculados
Descalcificación
Desalinización parcial y total
Ósmosis inversa

Lavavajillas

Tecnología para lavavajillas de BWT que proporciona unos resultados inmaculados y resplandecientes

 

Usted quizás no haya conseguido alcanzar todavía la perfección incluso utilizando lavavajillas de primerísima calidad, el mejor detergente, un óptimo abrillantador y los cristales más caros si ha pasado por alto el elemento más importante, es decir, el agua. La composición del agua tiene un impacto decisivo sobre la calidad de los resultados de un lavavajillas. Si el agua no está libre de sales minerales, éstas se depositarán en forma de manchas desagradables sobre la cristalería y la cubertería. Todos los invitados y comensales esperan ver una cristalería brillante y una cubertería resplandeciente, ya que el aspecto visual constituye una parte importante de la experiencia de comer. Una solución, aunque no la más simple, consiste en la laboriosa y costosa operación de la limpieza manual final. BWT le ayudará a obtener unos perfectos resultados en su lavavajillas con nuestra tecnología innovadora de productos de limpieza.

 
¡…simplemente deslumbrante!

 

BWT le ofrece una selección de procesos de tratamiento del agua para cualquier uso de tal forma que cualquier tipo de equipo puede beneficiarse del suministro de un agua de óptima calidad:

  • Descalcificación: los minerales que forman la dureza del agua son substituidos por sales solubles para evitar la formación de incrustaciones tanto sobre la vajilla como en el propio lavavajillas.

  • Desalinización parcial: una parte de las sales minerales disueltas se separa del agua, reduciendo su contenido total de sales.

  • Desalinización total: los minerales que forman la dureza del agua y el resto de sales se separan por completo del agua, consiguiendo una cristalería brillante y una cubertería reluciente.

  • Ósmosis inversa: los minerales que forman la dureza del agua y el resto de sales solubles se separan del agua mediante una filtración con membranas para obtener una vajilla inmaculada del lavavajillas.